Si te gustó, ¡Compartilo!

Viajeros con discapacidad: historias contadas en primera persona

¡Qué poco se habla de los viajeros con discapacidad! ¿Será alguno de los tantos tabúes?

Hace un tiempo me enteré que existía una especialización de turismo en accesibilidad. Imaginate que como terapista ocupacional y viajera empedernida que soy, quedé maravillada de que existiera algo así; porque para muchos el viajar es una de las ocupaciones más significativas sobre la faz de la tierra.

Sin embargo, pensando específicamente en mis pacientes, caí en la conclusión de que muy pocas personas se iban de viaje y no por motivos económicos. Viajar, como muchas actividades de ocio y tiempo libre, quedaron en el imaginario social como fuera de la lista de posibilidades. Aunque no sea tan así.

En fin, más allá de anotar en la lista de pendientes el estudiar algo relacionado con turismo accesible cuando vuelva de mi viaje largo, me quedó dando vueltas en la cabeza este tema.

Y así como cuando todo se da en el momento que se tiene que dar, un día mientras estaba por las redes sociales, conocí a Cande.

Lo primero que se ve cuando abrís su Instagram son todas fotos viajeras copadísimas, muchas con playas paradisíacas…evidentemente otra viajera empedernida. Cande, además tiene una discapacidad motriz de nacimiento, que claramente no le impidió cumplir su sueño de irse de viaje por el mundo. Así que, qué mejor que nos cuente ella su experiencia.

Mi nombre es Cande, tengo 29 años, vivo en Córdoba Capital, Argentina, soy Licenciada en Nutrición, actualmente no estoy ejerciendo mi profesión. Estoy trabajando en un local comercial, lo que exige diariamente una rutina muy estructurada y cada día que pasa me doy cuenta que no pertenezco a esa rutina monótona que tantas veces estamos sometidos.

Lo único que me alienta a hacerlo son lógicamente motivos económicos y que gracias a ese trabajo puedo hacer lo que tanto me gusta que es viajar. Invertir tu tiempo y tu dinero en lo que te apasiona es una de las cosas mas placenteras que una persona puede tener.

¿Cuándo comenzaste a viajar?

Mi primer viaje fue a los 15 años, como motivo de regalo de mis 15, me fui a Cuba con mi papá y abuela.. 15 días en el Caribe me bastaron para darme cuenta que era lo que quería hacer el resto de mi vida.


¿Tuviste algún miedo adicional al momento de viajar por tener una discapacidad motriz?

La verdad que jamás sentí miedo. He viajado muchas veces en familia otras con amigas y una sola vez me fui sola…obviamente, nervios ansiedad, intriga…todo lo que uno siente ante algo desconocido o totalmente nuevo… pero miedo jamás. Todo lo contrario, todos los desafíos que impliquen el viajar para mí son bienvenidos.

¿Qué barreras solés encontrar en tus viajes?

Arquitectónicas, si por supuesto. Son muy pocos los lugares a los que fui en los que esté muy preparado el tema de la accesibilidad. Por suerte creo que día a día es algo que esta creciendo y hoy en día es más que necesario porque mucha gente se hace escuchar al respecto y eso genera muchos cambios.

En cuanto a barreras actitudinales o sociales, creo que vivimos en un país donde uno reniega con esa clase de barreras día a día. Eso hace que cuando salgas afuera ya estás como “curado de espanto” digamos. Y pensás que te vas a encontrar con barreras mucho menores…aunque sí me paso en algunos países, europeos más que nada, en los que pensé que no habría tanto de esto y que fueran más “abiertos” por así decirlo y no. Por ejemplo, lugares llenos de gente donde están viendo que quizás necesitás ayuda a subir una escalera por ejemplo y te pasan por el lado y te ignoran o hasta los ves parando mirándote y no tienen ninguna iniciativa en ayudarte

¿Qué destinos considerás que son más accesibles?

En mi experiencia puedo decir que lo más accesible en cuanto a estructuras o arquitectura que he ido es Estados Unidos. Va, de USA sólo conozco New York pero volví re contra mil fascinada con la accesibilidad y lo fácil que me era moverme por mi cuenta sin necesidad de gastar tanta plata en taxi y demás.

Muchos destinos de Europa son accesibles pero hasta ahí nomás. Muchas al ser ciudades muy viejas van modificando todo pero muy lentamente: veredas angostas, escalones y cero rampa, calles apedreadas, subtes sin ascensores. Detalles que al día a día hacen que todo sea más pesado.

Con Tailandia me pasó algo muy particular porque es un país donde movilizarte es lo mas caótico que puede haber. Aparte de cero actualizado, muchísima cantidad de gente en todos lados.. pero ellos, te ayudan en todo momento y con toda la predisposición del mundo. Entonces por más caótico que sea todo.. ellos te ayudan un montón en lo que vos necesites y sin la necesidad de hablar. Claramente hay una barrera idiomática muy fuerte.. pero cuando hay voluntad, con un par de gestos y una sonrisa, siempre nos vamos a entender.


¿Qué le dirías a las personas que no se animan a viajar?

Que difícil pregunta.. no es fácil, estoy recibiendo muchas consultas.. de gente que me dice que se quiere animar a viajar, que cómo se hace, por dónde empezar o cómo hago yo.. en qué medio de transporte viajo… y cada respuesta depende de muchísimas cosas… pero en principio lo que les diría es que si realmente tienen ganas de hacerlo que se animen y lo hagan… quizás el primero o los primeros serán así nomas, cerca… dentro del país en el que vivan… pero que se animan a salir un poco aunque sea, eso va a ir ayudando para agarrar confianza tanto en moverse como en si mismos para hacerlo.

Y lo que puedo hacer es contarles todo lo que me provoca a mi viajar… básicamente le da sentido a mi día a día, cuando tengo un viaje programado me ayuda a levantarme cada día y a saber que tengo un motivo por el cual salir a la calle a lucharla… a mí viajar me da vida, me siento plena haciéndolo… viajando lejos, cerca, en compañía o sola…cada viaje se vive diferente.

Creo que es la mejor inversión en un mismo que se puede hacer, invertir en historias, en experiencias que hagan que el día de mañana no nos arrepintamos de nada de lo que hicimos… y saber que lo hicimos, como nos salio en ese momento pero lo hicimos… jamas me voy a quedar con la duda de “que hubiera pasado si…” … eso nunca, hay que salir y animarse a más cada día.


Si querés contactarla a Cande, podés hacerlo a través de su Instragram y chusmearte todas sus fotos viajeras.

Y si buscás más información sobre turismo accesible y viajeros con discapacidad, podés leer más relatos viajeros acá