Si te gustó, ¡Compartilo!

Me hubiese encantado que alguien mediera estos tips para viajar a Rusia. Aunque debo confesar que si hay algo que claramente no estaba en mis planes era viajar a Rusia. Pero bueno, ya saben cómo es esto…uno se entusiasma con el viaje y termina teniendo experiencias locas que nunca imaginó.
Todo comenzó en Finlandia tomando sol en una mini playa de Helsinki…me desperté y le dije a mi compañero: “¿Y si vamos a Rusia?”
Aunque la idea era ir a Estonia que teníamos un amigo esperándonos, ir a San Petersburgo sólo nos desviaba un poquito del camino. Que sí, que no, que sí que no, descubrí que los argentinos no necesitamos visa de turista para entrar a Rusia. ¡Listo! Manos a la obra, encontré un bus súper barato, y un hostel con descuento de Booking… ya está, ¡Priviet, Rusia!

Viajar en bus en Rusia… ¡mamucha queriducha!

En este viaje, casi todos los ómnibus los estoy comprando a través de la web de Omio (que por cierto, podés tener 10 euros de descuento en tu próximo viaje, usando este código de descuento: geralm1o5w2v ). Así que compramos la opción más barata de Helsinki a San Petersburgo. Súper barata.

Al día siguiente, de camino a la terminal, nos llega un mensaje al celu, con el número de patente. “Woow, qué bien” pensé. Llegamos con nuestras mochilas de 50 y 65 litros a la dirección que nos figuraba en el pasaje, y no había terminal, no había bus…sólo unas mini camionetitas tipo trafic con ventanitas que me hizo retroceder 25 años en el tiempo cuando iba al colegio en una de esas. “¿Dónde ponemos las mochilas?” Poderoso y chiquitín…no sólo que entraron nuestras mochilotas, sino que viajamos con aire, y nos dejaron a dos cuadras de nuestro hostel, a pedido especial
Tips para viajar a Rusia: Las apariencias engañan (bastantes veces, cuando de viajes se trata)

Hacer migración en Rusia

Hicimos la salida de Finlandia y los de migración finlandesa nos preguntan si teníamos la visa para entrar a Rusia. “No, los argentinos no necesitamos visa” respondí, a lo que me retrucaron…¿estás segura?. Obvio que la sagitariana que llevo dentro afirmó muy segura, pero empecé a entrar en duda…¿y si me fijé mal?

Hacía menos de una semana que habíamos perdido un micro por fijarme mal. En fin, ya me iba a enterar. Pero en esa interminable hora de salida de Finlandia y entrada a Rusia, mientras mi cabeza funcionaba a mil, surgió una duda peor ¿y si no saben lo que es la yerba? Estábamos a 13000 kilómetros de Argentina, quizás no tenían idea lo que era un mate…“Me muero si me sacan la yerba”. Y llegó el momento de dirigirnos hacia la ventanita…mostramos el pasaporte, nos preguntaron cuántos días nos quedábamos, imprimieron un papelito con letras súper raras que dedujimos que decían nuestros nombres y entramos sin más.
Tips para viajar a Rusia: No hacerse problema al divino botón

Si no sabés ruso sos analfabeto

Analfabeta – no hay remate

Recién llegados a San Petersburgo, con un calor importante que no imaginé sentir en esas tierras y con las ganas de aprovechar los precios súper bajos, se nos ocurrió ir a tomar una cerveza. Caminando un poquito, encontramos un barcito que aceptaba tarjetas, por suerte, ya que aún no habíamos cambiado rublos.

– Priviet. Do you have Beer?

– Niet (y otras palabras que no puedo pronunciar)


Resolución de problemas: busquemos un menú. Pero, ¿adivinen qué? Я понял меньше чем меньше. Sin saber ruso y el camarero sin saber otro idioma que no sea ruso, logramos pedir unas cervezas con las viejas y queridas señas. Estas situaciones se nos repitieron durante toda la estadía…y aunque increíblemente una ciudad tan turística como San Petersburgo en donde uno imagina que puede hablar inglés tranquilamente, nos cruzamos con muy pocas personas que lo hablaran. En fin, volvimos a ser analfabetos, sin entender ni una palabra de lo que escuchábamos o intentábamos leer. ¡Spasiva Rusia!
Tips para viajar a Rusia: Descargar el Google translate antes de viajar

Salidas nocturnas “Bienvenidos a la Madre Rusia”

La noche de San Petersburgo estaba súperlinda, con las luces iluminando divinamente las calles, los edificios. Si mal no recuerdo era sábado y surgió salir a bailar. “Sabés cuánto hace que no voy a bailar”. Así que salimos a romper la noche, aunque a los 31 la noche me rompe a mi.

Fuimos a caminar por la orilla del río a ver si encontrábamos un lugarcito con un poco de música. Dando vueltas y vueltas, encontramos un barcito en un sótano (lo que en Argentina llamamos barcito de mala muerte) y nos pusimos detrás de un grupo de rusos para entrar. Obviamente ellos entraron de una y a nosotros con mi cara de americana terrible, nos pararon y no nos dejaron pasar. Hasta que uno de los rusos del grupito de adelante nuestro, habló con el de seguridad y nos dejaron pasar. ¡Spasiva! (Lo único que sabíamos decir).

Al rato, ya adentro del lugar, se nos acerca una especie de animador, con unas estrellitas, de esas que los niños encienden en navidad y empezamos a cantar algo en ruso , con las estrellitas prendidas. “¿Dónde nos metimos?” cantando en ruso, con estrellitas prendidas,y las mujeres con orejitas de conejo bailando al son del reggetón ruso…ahí cayó la ficha: nos colamos en una despedida de soltero.

Canción va, canción viene, cantando Despacito y bailando los ritmos rusos como si fueran cuarteto, se nos acerca el grupito de rusos que nos dieron una mano para entrar. Mitad inglés y mitad ruso (que claramente seguíamos sin entenderlo), nos empezaron a preguntar qué hacíamos ahí, de dónde éramos…y al decir Argentina, repentinamente surgieron las charlas de fútbol y Messi.“Es todo muy loco, ¿qué hacemos en Rusia, en una despedida de solteros de una pareja que no conocemos, y hablando de Messi?” No pasó más de media hora, que nuestro amigo ruso se acercas con dos shots de vodka. “Bienvenidos a la madre Rusia”
Tips para viajar a Rusia: No desestimes el poder del vodka ruso

En San Petersburgo todo es inmenso

Está bien que yo con mi metro y medio no soy muy parámetro, pero todo en San Petersburgo era gigante…la gente, los edificios, las estaciones de subte y las cuadras.

Un hermoso día de verano, de esos que no encontrás ninguna vereda con sol, decidimos ir caminando a un lugar algo alejado. Miramos el mapa, y contamos que eran alrededor de 25 cuadras. Pero en aquel entonces no sabíamos que las cuadras eran cuadras rusas…cuadras que equivalen a muchas más que mi concepto de cuadras. En fin, caminamos y caminamos bajo el sol, y cuando creíamos que estábamos cerca del destino, todavía faltaban un montón.


Tips para viajar a Rusia: Usar Google Maps y ver los kilómetros en lugar de las cuadras

En el subte no se puede pagar con tarjeta

Habíamos cambiado pocos rublos y prácticamente ni los usamos, así que nuestros últimos días pagamos todo en efectivo, incluso el subte. Nos habían contado que algunas estaciones de subte eran una obra de arte, que el metro en sí, era uno de los más profundos del mundo, y que realmente teníamos que ir. Sorprendentemente viajar en subte fue bastante simple, como así también entender las estaciones y direcciones.

En fin, la mañana siguiente teníamos nuestro bus hacia Estonia muy temprano. Averiguando de qué manera llegar a la terminal, descubrimos que el subte era la mejor opción. “Ya está, estamos cancheros, lo hacemos rapidísimo”. Así que llegado el momento, confiados y haciendo tiempo, hicimos el check out en el hostel una hora antes de que saliera nuestro bus; porque aunque eran más de 4 kilómetros hasta allá, con el metro nos sobraba el tiempo.

– Disculpá, ¿podemos pagar el viaje en subte con tarjeta?

– No, sólo efectivo.
Y bueno…a caminar. Siempre hay un momento en la vida de todo mochilero en donde aparece ese deseo pirómano de hacer la gran bombita con su equipaje (si no viste Relatos Salvajes tenés que verla). Ese fue el mío: en San Petersburgo, caminando 4 kilómetros al rayo del sol con 15 kilos al hombro, y con mis patitas cortas que no daban para más. No se dan una idea la satisfacción de haber llegado aunque…
Tips para viajar a Rusia: Siempre analizar las actividades (y más si sos terapeuta ocupacional).
En fin, seguimos sumando locas experiencias mientras viajamos por el mundo.


Algunos de los enlaces del post forman parte de programas de afiliación, es decir que si comprás a partir de estos links Matecito Viajero recibe una pequeña comisión que se destina a los gastos mensuales de manutención del blog.

Tagged in: