Si te gustó, ¡Compartilo!

En el amado barrio de Belgrano, este rinconcito es uno de los imperdibles de la capital argentina. Descubrí todo lo qué hacer en el barrio chino de Buenos Aires.

Pasear por el Barrio Chino de Buenos Aires

Sin dudas uno de mis lugares preferidos de la ciudad de Buenos Aires es el barrio chino. Siempre me encantó…aunque tengo que confesar que cambió bastante desde aquella vez que lo conocí en el 2007. De hecho pasan los años y cada vez está más lindo, ¿pero qué es eso que lo hace tan especial? difícil resumirlo. La esencia misma del barrio chino es lo que lo hace tan único…la gente, el idioma, los olores, los colores. Algo que no creo que te lo pueda plasmar en este post y que te recomiendo que lo veas con tus propios ojos…pero al menos te dejo una aproximación.

¿Qué hacer en el Barrio chino?

Recorrer los bazares

Los locales de chucherías uno al lado del otro

Es que no sabés con qué te podés encontrar. Creo que nunca vi tantas cosas diferentes dentro de un mismo local como en el barrio chino. Tienen de todo lo que te puedas imaginar…y más también. En un mismo comercio podés encontrar desde floreros con bambú, pasando por todo tipo de kimonos y sombreros, maquillajes de colores súper extraños, juguetes, muchas cosas de decoración bien al estilo chino, hasta inventos súper raros. Imperdible. Es para quedarse horas y horas entrando a los locales…eso sí, si sos el que se compra de todo acá te fundís.

Arco y esculturas

Justo en la esquina de Arribeños y Juramento, se encuentra este divino arco que, sin entrar en mucho detalle, en su momento generó varios revuelos en la city porteña. Por la módica suma de 300 mil dólares, se realizaron los once metros de alto por ocho de ancho que tiene el arco, con tejas, mármol y cemento…un vuelto.Lo cierto es que esta entrada al barrio chino hoy se convirtió en un símbolo del lugar y es imposible no pasar por al lado sin admirar sus detalles. A ambos costados del arco, se encuentran unas esculturas, también super típicas de la cultura china . Si seguís caminando por Arribeños, te vas a encontrar con varias esculturas más, cada una con su estilo, pero todas con ese aire tan oriental.

Entrar a los supermercados y sentir que estás en China

En los supermercados encontrás cosas que no te imaginabas ni que existían

En el barrio chino te encontrás con varios supermercados requete repletos de cosas orientales. Es increíble lo diferente que son los supermercados…desde el tipo de comida que venden hasta de la manera que lo hacen. Recuerdo que la primera vez que entré me quedé anonadada porque en el fondo del comercio, entre tantas cosas raras, había una pecera llena de anguilas vivas. Por poco, no salí corriendo. Creo que por años le conté a mis amigos lo que había visto, realmente me había impactado. ¡Hey! no tenía ni 20 añitos. Y si bien hoy por hoy evito totalmente ese sector, pude entenderlo como algo típico de su cultura.

Lo mejor, es que encontrás productos que no encontrás en ningún otro lugar. Además de los productos orientales que me resultan ilegibles e imposibles de comprender a menos que tenga un dibujito, hay muchas especies que en la ciudad de Buenos Aires cuesta conseguir. Aunque no termines comprando nada, tenés que entrar al supermercado para ver lo extraño que es.

Murales por doquier

Definitivamente amo los murales. Si, seguro ya se dieron cuenta. Y en el barrio chino está lleno de pinturas. Bueno, tampoco es Berlín ni mucho menos, pero vas a encontrar varias desparramadas por todo el barrio. Es como jugar a la búsqueda del tesoro, pero sin pistas. Lo único probable es que las encuentres en cualquier lugar…en las paredes de las calles, arriba de los negocios, adentro de algún comercio. En fin…es cuestión de salir a buscarlos.Aunque también son bastante nuevas, le dan una esencia muy copada al lugar que hace que sea algo súper característico. Uno de mis preferidos es el del árbol de cerezo con el bandoneón…que denota a la perfección la fusión de la cultura oriental con la argentina. Hermoso crisol de razas.

Comer en algún puestito de comida al paso (Take away)

Palitos fritos de todo lo que te puedas imaginar

Existen ofertas gastronómicas de todo tipo, desde casas de sushi súper topísimas, hasta restaurantes chinos con platos típicos, en donde van a comer las personas locales. Hay para todos los gustos…y bolsillos. Sin embargo, mis preferidos sin lugar a dudas, son los negocios que tienen comida al paso.

Este sería el gran must do sobre qué hacer en el barrio chino de Buenos Aires. Es único, inigualable…lo tenés que probar. Aunque quizás al otro día necesites tomar hepatalgina si abusas de los fritos, pero tenés que hacerlo.

Básicamente son unos locales muy chiquititos, en donde sólo se ve una vitrina con un montón de opciones: arrolladitos, panes al vapor y lo mejor: las brochetes. En resumen, estas brochetes son verduras, tofu, o animales, recubiertos de harina y huevo, y fritos…una bomba. Chorrean aceite, literal, cuando te los dan pero son una de las comidas más ricas del universo. En los últimos años esto se convirtió en un boom, tanto es así que además de encontrar muchos de estos puestitos, otro tipo de comercios empezaron a incorporar este tipo de comida de paso.

Es casi obligatorio, acompañar estos pinches con alguna gaseosa o jugo chino, una galleta de la fortuna y/o con un helado Melona de postre.

¿Cómo llegar al barrio chino?

Tren: Bajás en la estación Belgrano C de la línea Mitre (Ramal Tigre) y estás a una cuadra

Subte: Estación Juramento de la línea D, de ahí tendrás que caminar unas 7 cuadras para llegar

Colectivos: Hay varias líneas de colectivo que te dejan en el barrio chino. 15, 29, 42, 55, 60, 63, 64, 113, 118, 130

Información de interés

  • Se encuentra en el barrio de Belgrano, justo pegado a la estación del tren Belgrano C.
  • Arranca en la intersección de Juramento y Arribeños. Si bien la parte más turística son alrededor de 300 metros, en varias cuadras a la redonda se encuentran rincones que denotan la cultura oriental.
  • De lunes a viernes suele ser muchísimo más tranquilo para recorrer y entrar a los locales que se llenan de gente los fines de semana.
  • Los fines de semana la calle Arribeños se convierte en peatonal y encontrás artistas ambulantes.
  • Si bien los precios no son súper económicos como lo eran años atrás, probablemente encuentres cosas que no hayas visto nunca en otro lugar.
  • Hay varias festividades que se celebran en el lugar como el Año nuevo chino, Vesak, y la Fiesta de la Luna
  • Los comercios se encuentran abiertos mayormente de 10 a 21.

Si querés más data del barrio chíno y enterarte un poco más sobre su historia podés visitar la web de turismo de BA. Y si estás buscando otros rincones porteños para conocer, podés leer el post de Visita al barrio de San Telmo


¿Y vos ya conocés el barrio chino? Contanos en la parte de comentarios


Algunos de los enlaces del post forman parte de programas de afiliación, es decir que si comprás a partir de estos links Matecito Viajero recibe una pequeña comisión que se destina a los gastos mensuales de manutención del blog.