Si te gustó, ¡Compartilo!

Viajar a Villa Epecuén es uno de los pendientes que tenía en mi vida. Seguramente escuchaste hablar de las ruinas de Villa Epecuén, en la provincia de Buenos Aires. Este rincón argentino, que genera una mezcla de asombro, intriga, nostalgia y tristeza, se ha convertido en uno de los puntos turísticos más llamativos atrayendo gente de todas partes del mundo ¡Descubrí las ruinas de Villa Epecuén!

Villa Epecuén – entre el agua y los escombros

Entrada a Villa Epecuén

La villa había sido un punto turístico importante, en donde cada año llegaba gente de todas partes para bañarse en sus mágicas aguas. Su lago se hizo famoso por sus propiedades curativas. Su alta concentración de sales al estilo Mar Muerto atraía visitantes de diversos lugares del mundo para rehabilitarse y disminuir sus dolencias. Hasta que la catástrofe lo cambió todo.

¿Qué pasó en Epecuén?

El lago tenía un caudal inestable. En 1975 se comenzó a construir una obra de ingeniería la cual haría que no se secara ni se inundara. Pero un año más tarde, los militares decidieron destruir la democracia, robándole al gobierno legítimo la presidencia y, entre las innumerables cosas que hicieron pésimo, se pararon las obras del canal. Año tras año la laguna crecía más de 50 cm…crónica de una muerte catástrofe anunciada.

La vuelta a la democracia trajo el aire que todos esperaban, pero una vez más se olvidaron de Epecuén. Hasta que finalmente el 10 de noviembre de 1985 el terraplén que protegía al pueblo colapsó y dejo en tres semanas todo el lugar en ruinas.

Si bien se dice que no hubo fatalidades (leasé muertes…preguntale a los exs habitantes de la villa si abandonar su vida en menos de un mes no es una fatalidad), el pueblo tuvo que ser evacuado en su totalidad.

Las ruinas de Epecuén – lo que el agua se llevó

Postales típicas de Villa Epecuén

La primera vez que vi fotos de Villa Epecuén quedé consternada. Un pueblo, que hace sólo un par de décadas, era testigo de las vivencias de miles de personas que transitaban el lugar; personas que disfrutaban año a año sus vacaciones a orillas del lago; gente que iba a curarse todo tipo de enfermedades a sus mágicas aguas hipersalinas, personas que habían elegido ese pueblo para vivir por el resto de sus días en búsqueda de esa tranquilidad tan soñada…personas que lo perdieron todo en sólo un par de días.

No puedo imaginar lo que habrán vivenciado los habitantes al volver y ver su pueblo totalmente en ruinas. Si uno que vive a cientos de kilómetros de allí, le resulta abrumador… ¿qué sentirán ellos? Todo lo pasado, todo lo perdido, todo lo que no podrá volver a ser jamás.

Viajar a Villa Epecuén es una experiencia que tenés que vivir al menos una vez en la vida. Mientras caminás entre sus calles, intentando leer el cartel del nombre que quedó tirado por ahí, entre escombros de concreto, te topás con rastros de aquellos días: azulejos antiguos, de esos que hace añares ya no se ven…piezas de porcelana que habrán sido ¿platos? ¿tazas?, imposible distinguirlo tan pequeños…pedazos de copas que vaya a saber uno de cuántos brindis fueron parte…vestigios por doquier de que ese lugar completamente devastado, algún día fue escenario de tantas historias. Historias que son anécdotas imborrables en las mentes de quienes vivieron el auge de la villa…lo único que el agua no se puedo llevar.

¿Dónde queda Villa Epecuén?

Las ruinas de Epecuén se encuentran a más de 500 km de la Ciudad de Buenos Aires, la capital de Argentina. Se ubica a 200 km de Bahía Blanca y a 200 km de Santa Rosa.

¿Cómo llegar a las ruinas de Epecuén?

Primero deberás llegar a Carhué, que además probablemente pases unos días. Si vas a viajar a Villa Epecuén en auto el tema es bastante fácil, aunque se complica un poco más si viajás en bus.

Llegar en ómnibus

En este caso, también la opción más conveniente es llegar a Carhué.

Desde Buenos Aires

Te llevan las Empresas Pullman Gral. Belgrano y Nueva Chevallier.

Desde Bahía Blanca

Llegás con Grupo Plaza

Desde Mar del Plata

La empresa que realiza el recorrido es El Rápido S.A.

Desde La Plata

La compañía que opera en este tramo es El Rápido Argentino 

Si querés encontrar la información más detallada de las frecuencias semanales de cada transporte, podés chequear la página de Carhué, o comunicarte directamente con las empresas nombradas anteriormente.

¿Cómo llegar de Carhué a Villa Epecuén?

Este tramo son alrededor de 10 km así que si te das maña caminando es una buena opción. Lo que sí, tené en cuenta que en las ruinas no hay nada. Llevate mucha agua, protección solar y zapatillas cómodas, especialmente si hace calor. Se va a complicar encontrar algún árbol con sombrita para descansar.

También podés ir en bicicleta, y es una muy buena opción para recorrer el camino ya que tenés algunos íconos de interés de camino a las ruinas, entre ellos El matadero. En el centro de Carhué podrás encontrar bicis de alquiler.

¿Dónde hospedarme si quiero viajar a Villa Epecuén?

El lugar más cercano en donde podés hospedarte es en Carhué, que se encuentra a menos de 10 km de la villa. Si bien la villa está en ruinas y no hay absolutamente nada allí, como te conté anteriormente está muy cerquita de Carhué. Esta opción es la más popular ya que es el pueblo más cercano y de mejor acceso para visitar Epecuén. Te recomiendo el post ¿Qué hacer en Carhué? para averiguar más data del lugar.

Hay algunos campings para acampar cerquita del lago, casi a las afueras de Carhué. También hay hoteles o posadas con spa que usan el agua del lagocon sus propiedades terapéuticas para sus piscinas. Podés ver varios de los alojamientos en la web de Termas de Carhué.

Además hay varias opciones para alquilar por Airbnb, que si ya leíste otros de mis post sabrás que es una opción que suelo elegir bastante. Si ingresas a partir de este código de descuento te descontarán una buena parte en tu primera reserva en la plataforma, tanto en hospedajes como en experiencias.

Ruinas del Mataderos de Villa Epecuén

¿Se puede visitar Epecuén?

Sí, en la actualidad se pueden visitar las ruinas, dado que el agua retrocedió bastante. Sin embargo el pueblo es escombros. No encontrás ni un kiosco para comprarte un agua.

La entrada a Villa Epecuén cuesta $100 (menos de 2 dólares), podés visitar el pueblo en ruinas y el centro de visitantes en donde encontrarás más información acerca la cronología del desastre.


Algunos de los enlaces del post forman parte de programas de afiliación, es decir que si comprás a partir de estos links Matecito Viajero recibe una pequeña comisión que se destina a los gastos mensuales de manutención del blog.

Tagged in: